El primer diario digital independiente de Sevilla

"Carolina se enamora" de Federico Moccia

hace 9 años
Literatura

“No me lo puedo creer. Es el amor. El amor con mayúsculas, el amor loco, esa felicidad absoluta, ese que desplaza a todos los demás, por guapos que sean. Amor infinito. Amor ilimitado. Amor planetario. Amor, amor, amor. Tres veces amor. Querrías repetir esa palabra mil veces, la escribes sobre el papel y garabateas su nombre, pese a que, a fin de cuentas, apenas sabes nada de él”.

Moccia o la capacidad de conectar con los lectores

Del motorino a la limusina

Como todo fenómeno que se precie, el éxito de Moccia nació entre los lectores, en la calle. En este caso, en las copisterías, donde miles de adolescentes italianas se fotocopiaban clandestinamente un libro que, por primera vez, hablaba su mismo idioma. Federico Moccia (Roma, 1963) tuvo un éxito tardío. Ya había perdido toda esperanza de triunfar en la literatura después de años de quemar asfalto romano con su motorino, yendo de editorial en editorial cuando su A tres metros sobre el cielo se convirtió en un hype adolescente totalmente ajeno a la industria del libro. Este salto a la fama desde el anonimato demostró el poder popular de esta saga literaria y el vacío editorial que existía respecto a novelas para adolescentes que realmente conectaran con ellos, que les emocionaran hasta el punto de gastarse la paga semanal en fotocopias oscuras mal impresas. Moccia, que ha sido padre recientemente, ha logrado entender este universo adolescente, y lo que es más complicado: rescatar al adolescente perdido que todos los adultos conservan en un cajón de su interior. La “fórmula Moccia” triunfa tanto en institutos como en oficinas.

Desembarcado en nuestro país en enero de 2008 con su tercera novela, Perdona si te llamo amor, Moccia sedujo rápidamente a los lectores españoles, y a finales del mismo Editorial Planeta publica también su opera prima, A tres metros sobre el cielo, a la que seguiría al año siguiente la secuela "Tengo ganas de ti". El italiano de gorra calada ha publicado el pasado 2010, Perdona pero quiero casarme contigo y El paseo -obra dedicada a su padre fallecido- y arranca este 2011 con Carolina se enamora. Romeo y Julieta se aman a través de la Blackberry Federico Moccia reinventa Romeo y Julieta, el clásico de William Shakespeare. Iniciando la segunda década del siglo XXI, los amantes de Verona ahora prefieren el chat que el balcón para declarar su amor. Al fin y al cabo, Babi y Step, Niki y Alessandro o ahora Carolina y Massimiliano, no distan tanto de los enamorados con polainas, pero tampoco de Lloyd y Diane, de Un gran amor, de Tony y Maria de West Side Story, o Danny y Sandy de Grease. Las historias sobre el primer amor, sobre la exploración sexual, sobre el descubrimiento de la edad adulta, pero también los relatos de la ilusión, la fe, los sueños y el romanticismo nunca pasan de moda.

Y de ahí el éxito de las novelas del italiano, que más que hablar de amor, exclaman y gritan de amor. Son historias de búsqueda y de aprendizaje para adolescentes que desean crecer y para adultos que querrían volver a ser niños.

Moccia y el cine

Federico Moccia es de los pocos autores-marca que existen actualmente en el mundo de la literatura universal: un escritor que vende sólo con susurrar su nombre; un autor que mueve masas como si fuera un Jonas Brother a una firma de libros; un hombre capaz de construir un universo propio alrededor de unos personajes que trascienden la propia novela. Y es que Roma tiene ya su “ruta Moccia”, las carpetas de las adolescentes están llenas de frases esperanzadoras y románticas de sus libros y en el puente Milvio en la capital italiana ya no caben más candados que sellan primeros amores y prometen pasiones imposibles, como los de Niki y Alessandro, Babi y Step o Caro y Massi.

Sin duda es el lector, ejerciendo su poder soberano, quién lo ha coronado rey. Moccia es un fenómeno fan entre las adolescentes -como High School Musical, Iker Casillas o Robert Pattison- que tiene su propio mundo asociado a las historias literarias.

El cine ha dado vida a los personajes de Moccia. Incluso el mismo escritor, cuya carrera principalmente se ha desarrollado en la industria cinematográfica, ha dirigido sus propias adaptaciones en Italia. Se ha puesto tras las cámaras en tres ocasiones con Perdona si te llamo amor, Perdona pero quiero casarme contigo y Amore14, el título italiano de Carolina se enamora.

De la saga A tres metros sobre el cielo, que incluye Tengo ganas de ti, ha sido guionista.

En nuestro país, el diciembre pasado se estrenó la versión española de 3MSC –traducción para los mayores de 25 años: A Tres metros sobre el cielo-, un auténtico fenómeno que se ha convertido en la película española más taquillera del año. Protagonizada por Mario Casas y María Valverde, la cinta batió récords de recaudación y de público en su primer fin de semana y lleva acumulados más de dos millones de espectadores. Inaudito para una producción española. Nada escapa al poder Moccia.

El rey de la red

Sin embargo, la gran baza comercial de Federico Moccia está en internet, donde sus fan acumulan minutos y minutos, como un piloto engrosa horas de vuelo. La red es el centro de operaciones del fenómeno Moccia. Como sus protagonistas adictas al Messenger, pegadas a su teléfono móvil y casi una continuación física de su iPod, las fans del italiano vuelcan toda su pasión en la red y comparten sus experiencias lectoras. Ya sea en Facebook o en Twitter o a través de la página web de sus libros o de sus películas, el italiano se comunica con sus lectoras-fans. Y lo más destacado, no hay límite de edad, como demuestran estos mensajes extraídos del muro del Facebook español del autor:

“Hola. No solo vas al público adolescente, tengo 37 años y estuve las 2 horas de la peli llorando. Previa lectura de todas las novelas. Un beso”.

“A mí me queda poco de Tengo ganas de ti y ya tengo esperando en la estantería Perdona pero quiero casarme contigo. Federico me está haciendo volver a los 16 años y a Roma… es perfecto. Un bacio”.

“Yo puse un candadito en el ponte Vecchio (Florencia) ^_^ Mil gracias por tus libros, haces que soñemos despiertos, son GENIALEES!!! ;)”.

La vida Moccia en internet es envolvente y activísima. A continuación adjuntamos algunas de las webs y perfiles sociales más importantes en castellano sobre el escritor italiano y sus libros. Sólo conociendo el fenómeno en la red, se llega a entender el poder de convocatoria y de seducción que posee este italiano simpático que siempre lleva jerséis de lana a rallas.

http://www.federicomoccia.es/

http://www.fedemocciaspain.es/

http://www.perdonasitellamoamor.com/

http://www.facebook.com/pages/Federico-Moccia/53261841643

http://twitter.com/federicomoccia

En institutos y oficinas

Una de las claves del éxito del escritor es su naturalidad narrativa. Sin imposturas, el autor escribe desde el corazón y las emociones. Y los lectores lo notan.

Narrado en primera persona, casi a modo de diario, Carolina se enamora atrapa a lectoras de todas las edades. Las novelas de Moccia se leen tanto en institutos como en oficinas.

Cada día más, mujeres jóvenes, pero también madres de hijos adolescentes se acercan a Moccia para espiar a sus pequeños adultos o simplemente para recordar la intensidad de tener 15 años. Y es cada vez más frecuente ver a hombres con un Moccia entre las manos.

Algunos aseguran que es por curiosidad, para entender el fenómeno; pero muchos, aunque nno lo confiesen, también se han enamocciado.

Pocos libros, pocas sagas logran aunar a los lectores más allá de un género o un target. Al final, y en esta empresa Moccia es un maestro, la historia prima por encima de cualquier otro aspecto y no hay relato más emotivo y perfecto como el del primer amor, el primer beso, el primer desengaño, el primer paso hacia la edad adulta.

Carolina quiere ser mayor

“Yo estoy enamorada del amor”

Todas somos Carolina

“Nombre: Carolina, alias Caro.

Cumpleaños: 3 de febrero.

¿Dónde vives?: En Roma.

¿Dónde te gustaría vivir?: En Nueva York, Londres o París.

¿Dónde no querrías vivir?: En casa cuando mi padre grita.

Número de zapatos: ¡Menos de los que querría! ¿O te referías al número de pie?

Gafas: Grandes, de sol.

Pendientes: Dos, a veces, pero con frecuencia no.

Marcas particulares: Las del corazón.

¿Pacifista o guerrillera?: Pacigu. Pacifista/guerrillera según el momento.

¿Sexo?: ¿El mío, o si lo he hecho alguna vez?”

Carolina tiene 14 años. Es inquieta e inteligente, responsable y buena amiga de sus amigas.

Ama a su familia, sobretodo a su hermano, y se vuelve loca escuchando a Mika, The Fray o

Tiziano Ferro a toda pastilla en su iPod. Vive pegada a su Nokia, por el que casi daría la vida, y pierde sueño cada noche hablando con sus amigas por Messenger, desde su Mac reluciente, de los chicos de su clase, de las últimas rebajas de Zara o de los guapos protagonistas de Perdidos. En definitiva, Caro es una adolescente como cualquiera, que sueña con crecer mientras se maquilla en el ascensor para que su madre no la vea.

La fórmula del éxito de Moccia es, sin duda, crear unos personajes que conectan visceral y emotivamente con los adolescentes de hoy en día y lograr hablar su idioma, lleno de “pk”, “mñna” y “OMG”. Un lenguaje y un tono que muy pocos escritores logran imprimir en sus novelas, que ha llevado a Moccia a vender ya casi un millón y medio de ejemplares en nuestro país; y más de tres millones en Italia. Al fin y al cabo, Moccia logra que todas seamos Carolina.

Enamorarse por primera vez

“Y me estoy perdiendo a mí misma, me estoy perdiendo algo que ni siquiera logro encontrar. Quizá ése sea el problema. No logro encontrarlo. No consigo alcanzarlo. No consigo llegar. Miro afuera. La noche que avanza. Las primeras estrellas empiezan a brillar. Qué poética soy... Es que tengo ganas de enamorarme”.

Carolina se siente mayor. Quiere ser adulta y enamorarse, vivir una aventura y alejarse de su infancia. Para ello, incluso ha comprado una gran caja de cartón donde ha guardado las cosas que ha decidido dejar de usar este año, como sus Bratz, los libros de Geronimo Stilton o algún DVD de dibujos animados, que aunque aún le hacen reír, no son para jóvenes adultas como ella.

Carolina empieza en septiembre el curso escolar con un único objetivo: enamorarse. Pero, enamorarse de verdad. Sentir a su corazón latir desbocado y amar hasta perder el sentido.

La verdad es que la pequeña Carolina, este verano, ha dado su primer beso. Sin embargo, Caro, como la llaman sus amigos, siente que su gran amor aún está por llegar.

El flechazo

“No quiero que me des el tuyo [número de teléfono]..., te llamaría a todas horas. Búscame tú cuando tengas ganas de reírte como esta tarde.”

Massimiliano a Carolina en su primer encuentro.

Se llama Massimiliano y tiene 19 años. Conduce una moto y siempre, siempre sonríe.

Apareció en la vida de Carolina sin previo aviso y del mismo modo desapareció. Se conocieron en una librería. Ella estaba mirando con interés uno de sus discos queridos, el último de James Blunt, pero su paga no llegaba para tanto. Al salir de la tienda, un guapérrimo muchacho se le acercaba y se lo regalaba al tiempo que le escribía su número de teléfono en el cristal del escaparate. ¿Puede ser más romántico? Imposible, grita Carolina. Su corazón está desbocado y sólo piensa que quedar con este joven misterioso, pero esa misma tarde unos desaprensivos le roban el móvil en el autobús y la posibilidad para llamar y quedar con el hombre de sus sueños se ha desvanecido. ¿Acaso lo ha soñado?

Moccia se mete como nadie en la mente soñadora de una adolescente, ansiosa de vivir una vida llena de aventuras y de amor, repleta de amor. “Massi, eres lo máximo”, reza el SMS, el mensaje de texto, que Carolina sueña con enviarle a su nuevo amor, a su desconocido enmascarado. El escritor italiano narra a lo largo del curso escolar, con los meses como capítulos, de septiembre a junio, el despertar de esta jovencita a la vida, al amor, al sexo, pero también al dolor, a la pérdida y a la decepción.

¿Amigas para siempre?

“Ser tu amiga es como celebrar una fiesta todos los días”

Mientras su caballero andante no llega, Carolina pasa el tiempo entre las clases y las salidas con sus amigas. A bordo de sus minicoches recorren el asfalto romano en busca de aventuras, de cotilleos y de tiendas donde comprar vestidos que lucir por la noche en fiestas maravillosas. Alis, Clod y Caro forman una divertida panda de amigas, que se prestan la sombra de ojos y comparten los miedos e inseguridades de crecer tan rápido, anhelando independencia y libertad.

La amistad para estas jóvenes, que pasan horas en una chocolatería hablando de los chicos de su clase, es algo sagrado, su válvula de escapa en un mundo que se les está quedando pequeño, pero ante un universo que aún se les antoja demasiado grande. Juntas vivirán sus primeras aventuras, como escaparse sin decir nada a nadie el día de su cumpleaños para ir a un concierto en Venencia, y compartirán sus miedos, como las primeras confidencias sexuales o sus dudas respecto al amor.

Coqueta y pícara, Carolina se adentrará, por primera vez en su vida, en el juego de la seducción. Primero, está Lorenzo, Lore, que la besó este verano, pero al que no ha vuelto a ver. Después estarán, Gibbo y Filo, dos de sus mejores amigos que querrán ser algo más… Y también está Mateo, Matt, que le ofrecerá la luna y la llamará princesa y Michele, Lele, un muchacho de 18 años, que la cortejará cómo nadie lo ha hecho antes. Pero, la pequeña Caro quiere sentirse especial y amar y ser amada de verdad, como nunca lo ha sido, cómo nadie lo ha sido.

Carolina se enamora profundamente de Massimiliano, su pretendiente secreto. Pasan los meses, y aunque ha intentado todo lo que se le ha ocurrido para encontrarle, no logra dar con él, pero en su imaginación se aman perdidamente. Cuando ya lo había dado todo por perdido, Massi aparece en una fiesta. Es un sueño hecho realidad. La pequeña Caro inicia su aprendizaje en el amor y en la sexualidad de la mano de este muchacho, pero amar también conlleva sufrir y perder; deberá hacer frente a la peor de las traiciones: su mejor amiga, Alis, y Massimiliano tienen una historia paralela. “Es el hombre que estaba buscando. El hombre de mi vida”, llora la pequeña.

¿Quién no quiere a Caro?

Carolina se enamora ocurre en las aulas y en las discotecas, pero también en el comedor de casa. En esta novela, Moccia habla de la importancia de la familia y de las dificultades, a pesar del amor, de sobrellevar las relaciones entre padres e hijos, entre hermanos.

Este curso, Carolina deberá hacer frente a una nueva vida. Y es que crecer, no sólo conlleva poder llegar más tarde a casa los sábados y tener una Vespa para recorrer la ciudad a toda pastilla. Caro iniciará nuevas formas de relación, más adultas, con su familia, y aprenderá, más que en todo el año en la escuela, sobre complejidad de las relaciones humanas.

Con su abuela, Luci, aprenderá a cocinar rissottos y a ansiar un amor para toda la vida, como del que hacen gala sus abuelos desde hace décadas, y con su hermano, Giovanni, o Rusty James como le gusta que le llame su hermana, un escritor en ciernes, sobre la pasión por los libros y la tenacidad ante un sueño. Aunque especialmente duro será aprender a vivir sin su abuelo y ver cómo su hermano se marcha de casa, ante la mirada impávida de su hermana mayor, más ocupada mirándose en el espejo que en ayudar en el hogar, después de una terrible pelea con su padre. Y es que la vida tiene más aristas de las que creía la pequeña Carolina.

comments powered by Disqus

Más Noticias de Literatura

Literatura

Espasa publica el 3 de febrero Dispersión, la tercera novela de Pepe Colubi, protagonizada por su alter ego Pipi.

Leer más
Literatura

El próximo 14 de abril Editorial Planeta publicará SIRA la segunda parte del "Tiempo entre costuras" de María Dueñas.

Leer más
Literatura

Marina Bernal le toma el pulso a la vida real a través de la mirada de 'Anónimos Infinitos 2', en librerías

Leer más
Literatura

Anónimos Infinitos 2, de Marina Bernal, ya en librerías

Leer más
Literatura

La letrada sevillana María Morales debuta con su primera novela "Eres rara como un diamante rosa"

Leer más
Literatura

Sale a la venta la novela de Carlos Antón"El embrujo del Rif"

Leer más
Literatura

Si quiere Anonimos infinitos de Marina Bernal puede pedirlo a anonimosinfinitos@gmail.com

Leer más
Literatura

Sevilla Press ediciones de suma a la semana internacional del libro con un 20 por ciento de descuento

Leer más
Literatura

El escritor malagueño Rafael García Maldonado presenta Diario de cabotaje (Editorial Anantes), una oportunidad excepcional de aproximarse al autor

Leer más
Literatura

Ampliado HASTA EL PRÓXIMO 5 DE MAYO el plazo de admisión de trabajos al certamen ‘Enseñamos a leer’

Leer más
Literatura

El Ayuntamiento de Sevilla ofrece a la ciudadanía un catálogo de más de 2.700 libros electrónicos a través de la Red Municipal de Bibliotecas

Leer más
Literatura

6 librerías de segunda mano de Sevilla imprescindibles para bibliófilos

Leer más
Literatura

Reeditado el libro "Ruanda, cien días de fuego" de José María Arenzana

Leer más
Literatura

Cuaderno de San Lorenzo. Francisco Gallardo.(La crítica literaria del Blog Libros en el petate)

Leer más
Literatura

Presentación de la novela " La Mariposa"de Maria José Peña Calvellido en librería de Planeta Zocar de Jerez.Este Viernes 31 de Enero a las 21,00 Horas

Leer más
Literatura

Tomares dedicará la Feria del Libro de 2020 a Bécquer, al cumplirse 150 años del fallecimiento del poeta

Leer más
Literatura

La Feria del Libro de Sevilla 2020 recuerda que ‘Leer nos sienta bien’

Leer más
Literatura

El Libro » Canta, Rocío, Canta » de la periodista Marina Bernal se presentará el Miércoles 22 de Enero en la Casa del Libro de Madrid de GranVía. 39,

Leer más
Literatura

Este Sábado 30 de Noviembre. El Programa Radiofónico de RTVE de Misterio " Espacio En Blanco ". Hablará del Fantasma del pintor Montenegro

Leer más
Literatura

Abrir el cuaderno de la infancia

Leer más